La residencia permanente y el empleo

El proceso

El proceso para obtener el estatus de residente legal permanente basado en el empleo se compone de tres fases:
(1) la certificación de trabajo;
(2) la petición de la visa; y
(3) la solicitud para la residencia permanente.

La solicitud para la certificación laboral

La “certificación de trabajo” es del Departamento de Labor de los Estados Unidos. Se ofrece a los trabajadores inmigrantes con la habilidad de hacer trabajo que pocos trabajadores estadounidenses tienen las habilidades de hacer (dados los mínimos requisitos del empleo). Estos empleados inmigrantes serán pagados el “salario que prevalece.”

Uno de los factores más importantes para el éxito de una certificación de trabajo es que se determinen correctamente los mínimos requisitos necesarios para realizar el trabajo y se explique por qué son necesarios.

En el 2005, el Departamento de Labor cambió la manera en la que se procesan los casos de certificación laboral. La diferencia principal entre el nuevo proceso (designado como “PERM") y el antiguo estriba en cómo se maneja la documentación de reclutamiento. Previamente, la documentación en apoyo tal como anuncios de periódico y otros esfuerzos de reclutamiento (la justificación de los requisitos de trabajo, las determinaciones de prevalencia del salario, etc.) se entregaban cuando la solicitud para la certificación de trabajo ya había sido presentada. Bajo “PERM”, la misma documentación debe ser preparada, guardada por el empleador y entregada solamente si el Departamento de Labor la pide. Se requiere que el empleador guarde esta documentación por cinco años.

Bajo “PERM”

Bajo “PERM,” se designan las ocupaciones de “profesional” o “no profesional” y cada clasificación tiene diversos requisitos de reclutamiento. El empleador tiene que demostrar que buscó empleados estadounidenses antes de decidir contratar a un empleado extranjero.

Ambas clasificaciones requieren dos anuncios de periódico los días domingo y una publicación de 30 días con la Agencia de Mano de Obra del Estado (SWA por sus siglas en inglés).

Para las ocupaciones profesionales, el empleador debe también hacer el reclutamiento en al menos tres de estas diez maneras:
• En la página web del empleador
• En un feria de trabajo
• A través de difusión por los empleados actuales
• En el campus de la universidad local
• En una página web de oportunidades de trabajo
• En la radio o la televisión
• Con la oficina de empleo de la universidad local
• Con una asociación profesional
• En un periódico local o étnico
• Con una agencia de reclutamiento de trabajo

Solicitar una certificación de trabajo no compromete al empleador legalmente. El empleador tiene la libertad de despedir al empleado inmigrante o tomar otra acción personal con respecto al empleado; como también podría ser con cualquier otro empleado. Igualmente, la solicitud tampoco ata al empleado al empleador. El empleador también puede retirar la solicitud de certificación de trabajo en cualquier momento.

La petición de la visa

Después de la aprobación de la certificación de trabajo, el empleador debe presentar una petición de la visa a los Servicios de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés). El propósito de la petición de la visa es demostrar al USCIS lo siguiente:
(1) que el trabajo ha sido certificado por el Departamento de Labor;
(2) que el empleado inmigrante cumple todos los requisitos enumerados en la certificación de trabajo; y
(3) que el empleador tiene suficientes recursos para pagarle el sueldo al empleado.

Este paso establecerá también la clasificación de preferencia migratoria. Las clasificaciones más comunes son la “segunda preferencia” (normalmente una persona con por lo menos un nivel alto de educación) o la “tercera preferencia” (una persona con un nivel de educación menor).

En algunos casos, la preferencia puede determinar cuánto tiempo tomará el inmigrante para obtener el estatus de residente legal permanente. A veces una persona con una aprobación de tercera preferencia toma más tiempo que una persona con una aprobación de segunda preferencia.

Para el momento en el que el empleador presente la petición de visa, el empleado debe decidir si solicitará la residencia permanente aquí en los Estados Unidos o en un consulado estadounidense en el exterior. Normalmente, la solicitud para la residencia permanente sería procesada aquí en los Estados Unidos. Pero a veces se puede procesar por un consulado estadounidense en el país de origen del empleado; por ejemplo, debido a la necesidad de viajar frecuentemente al exterior, retrasos en la oficina local del USCIS, o si el caso no es apto para ser procesado en los Estados Unidos.

La solicitud para la residencia permanente

Como en el proceso de la fase anterior, el empleado es el que solicita la residencia permanente. Si el empleado la solicita en los Estados Unidos, se le llama el “ajuste de estatus,” el cual se procesa y se dirige a través de la oficina del distrito local del USCIS. El "proceso consular," por el contrario, ocurre cuando el empleado solicita una visa de inmigrante a través de un consulado de los Estados Unidos en el exterior.

Por lo general, los ajustes de estatus en casos basados en empleo no están sujetos a entrevistas con la oficina del distrito local del USCIS. Por otra parte, se requieren que los individuos que están bajo el proceso consular de casos basados en el empleo siempre asistan a una entrevista. Una vez que se apruebe la solicitud para la residencia permanente, el empleado será considerado residente permanente y recibirá su tarjeta de residencia.